En 1930 empezamos a construir nuestra obra más importante. Una obra que se convirtió en mucho más que una compañía Una obra que ya es parte de nuestra vida.

Hoy es el momento para continuar construyendo, para creer que no hay obras imposibles, para reinventar una compañía que apuesta por el futuro, Una compañía formada por equipos de personas extraordinarias que construyen día a día el futuro de la construcción.

Construimos para el crecimiento. Buscamos seguir creciendo en los valores de confianza e integridad, el compromiso con la salud y la seguridad y el deseo de estar a la vanguardia de las soluciones de construcción sostenible y la innovación. El mañana nos espera.